Si tiene Insuficiencia Cardíaca, Usted no está solo, en la actualidad aproximadamente 5.7 millones de personas en los Estados Unidos viven con ella. De hecho, es una de las razones más comunes por la cual, personas de 65 años de edad o más ingresan al hospital.

Cuando usted tiene insuficiencia cardíaca, no significa que su corazón haya dejado de latir. Quiere decir que su corazón no bombea sangre como debe. El corazón sigue funcionando, pero no satisface las necesidades de sangre y oxígeno para sus órganos.

El desarrollo de la insuficiencia cardíaca puede llevar años y el paciente no sentir nada; se denomina insuficiencia cardíaca congestiva cuando se acumulan líquidos en varias partes del cuerpo, fundamentalmente en los pulmones, piernas e hígado, dando como síntomas; falta de aire, edemas en las piernas y dolor abdominal respectivamente.

Los signos y síntomas antes mencionados generalmente se desarrollan durante semanas y meses a medida que su corazón se debilita y no puede bombear la sangre que nuestro cuerpo necesita. La insuficiencia cardíaca generalmente resulta en un corazón agrandado y débil; sobre todo por una dilatación del ventrículo izquierdo, “cámara encargada de bombear la sangre” .
Falta de aire, sobre todo cuando la persona se acuesta.

Sensación de cansancio, agotamiento.

Tos o silbidos, especialmente cuando la persona hace ejercicios o se acuesta.

Hinchazón en los pies, tobillos y piernas.

Aumento de peso debido a la retención de líquidos.

Hay que tener en cuenta que la insuficiencia cardíaca empeora si no se trata. Es muy importante hacer lo que su médico le indique, ya que es una enfermedad que requiere de un cuidado muy especial, con el objetivo de evitar el empeoramiento progresivo del corazón y las descompensaciones agudas.
La causa más común de insuficiencia cardiaca es la enfermedad de las arterias coronarias (EAC). La enfermedad coronaria se manifiesta cuando las arterias que proveen de sangre al corazón se estrechan por la acumulación de depósitos grasos denominadas placas Ateroescleróticas, al taparse las coronarias producen muerte de una parte del corazón, eso se denomina "infarto de miocardio". Debido a este daño el corazón se dilata y pierde su función de bomba.

Otros factores de riesgo comunes que llevan a la insuficiencia cardiaca son:

Defectos cardiacos de nacimiento.
Presión arterial alta.
Enfermedad de las válvulas cardíacas.
Enfermedades del músculo cardíaco.
Infección del corazón y/o de las válvulas cardíacas.
Ritmo cardiaco anormal (arritmias).
Diabetes.
Problemas de tiroides.
Abuso de drogas o alcohol.
Algunos tipos de quimioterapia.
Afortunadamente, la insuficiencia cardíaca se puede tratar. Podrá llevar una vida cómoda si recibe buena atención médica, sigue entonces las indicaciones del médico y aprende sobre esta enfermedad.

Los cardiólogos decimos que esta enfermedad requiere de un tratamiento artesanal, ya que el ajuste de la medicación es necesario para lograr una mejoría paulatina de la sintomatología y prevenir el empeoramiento del corazón.

Es importante destacar que los medicamentos han demostrado científicamente, no solo aliviar la sintomatología, sino también disminuir la mortalidad y la discapacidad que esta enfermedad produce; por ello, no deje nunca la medicación por su cuenta, ya que es la causa mas común de descompensación.

Usted debe ayudar tomando los medicamentos como los recetó el médico y siguiendo los planes de alimentación y ejercicios.
El objetivo del tratamiento contra la insuficiencia cardíaca es lograr más tiempo de vida y con mejor calidad. Al tratar la insuficiencia cardíaca con medicamentos puede disminuir el cansancio (fatiga), la falta de aire y la hinchazón. También ayuda a mejorar el nivel de energía para que pueda estar físicamente activo.

A continuación se detallan algunos de los medicamentos que se pueden recetar y a manera de ejemplo, su acción.

Inhibidor del Sistema Renina Angiotensina : reducen la presión arterial y el esfuerzo del corazón.
Diuréticos: ayudan a que el cuerpo elimine el agua y sodio adicional.
Bloqueadores beta: reduce la presión arterial y disminuye el ritmo cardíaco, con ello el trabajos del corazón.
Digoxina: ayuda a que el corazón bombee mejor la sangre.
Otros Vasodilatadores: reducen la presión arterial relajando los vasos sanguíneos y permitiendo que se dilaten.
  • Siga los consejos de su médico.
  • Si fuma, deje de hacerlo.
  • Descanse bien.
  • Siga una dieta saludable baja en grasas saturadas.
  • Consuma menos sal y productos salados.
  • Lea las etiquetas de los alimentos y evite aquellos que tienen alto contenido de sal o sodio.
  • Evite o limite el consumo de alcohol y cafeína.
  • Comience un plan de ejercicio aeróbico recomendado por su médico.
  • Registre su consumo diario de líquidos.
  • Controle su peso todos los días para verificar el aumento de peso debido a la acumulación de líquidos.
  • Controle su presión arterial todos los días.
Su médico puede recetarle medicamentos para fortalecer su corazón y diuréticos para ayudar a su cuerpo a eliminar el exceso de líquido, tome los medicamentos exactamente como se indica en la receta.
Es posible que le suministren oxígeno para usar en el hogar.
Se puede necesitar cirugía o dispositivos cardíacos, en algunos casos.
Mantenga el interés y el optimismo! PIENSA SIEMPRE POSITIVO

Nuestro Instagram